Room escape contra el cáncer

Escapismo contra el cáncer infantil

El equipo de Locked ZGZ Room Escape en Zaragoza donará un euro a la ONG Aspanoa (Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Aragón) por cada jugador que viva la experiencia Room Escape durante el mes de diciembre.

Desde hace ya algunos meses, Zaragoza ha formado parte del fenómeno Room Escape en vivo con la apertura de la sala de escapismo “Locked ZGZ Room Escape“. Un juego de ocio y diversión en pareja o grupo líder en Europa, que fomenta la creatividad, inteligencia, colaboración, comunicación y estrategia de todos sus participantes.

Escape room Locked ZGZ contra el cáncer infantil

Este juego de escape en vivo, apto para todos los públicos, consiste en acceder a una sala tematizada en la que se deberán encontrar todo tipo de pistas y ayudas que sirvan para superar las pruebas y resolver los enigmas, con el único objetivo de conseguir completar la misión o fin propuesto por el administrador del juego (Game Master) en un tiempo limitado, personaje que vigila y supervisa la actividad en todo momento.

La popularidad de este tipo de actividades radica en la diversión, el trabajo en equipo y la lucha por medir la inteligencia y habilidad de cada uno de los componentes del equipo con una meta en común, escapar antes de que acabe el tiempo.

Pues bien, en este caso se ha querido acercar este popular juego a una causa benéfica durante todo el mes de diciembre, desde el día 1 hasta el 28, el equipo de Locked ZGZ donará un euro a la ONG Aspanoa por cada jugador que participe en la actividad de la experiencia Room Escape en su sala.

Aspanoa es una ONG aragonesa cuyo objetivo principal es mejorar la calidad de vida de los niños con cáncer y apoyar a sus familias. Atienden a una media anual de entre 40 a 45 niños aragoneses, sorianos y riojanos a los que se les acaba de diagnosticar un cáncer, que ya se encuentren en tratamiento o que hayan superado la enfermedad pero se encuentren recuperándose de las secuelas que dejaron en ellos tanto la propia enfermedad como los tratamientos para combatirla.

Escapismo contra el cáncer ASPANOA

Para cumplir este objetivo, la ONG dispone de un equipo completo de profesionales encargados de atender a los niños, compuesto por dos psicólogos, un fisioterapeuta, una trabajadora social, una coordinadora del Voluntariado y del Club de Tiempo Libre y una musicoterapeuta.

Estos también realizan la función de ayuda y colaboración con los padres para poder hacer frente a los gastos económicos en los hospitales, y ofrecer además el servicio de acogida en una casa para los pacientes que no viven en Aragón durante el período de tratamiento de los niños.

Así pues, también pagan a los padres las comidas en el Hospital, que disponen de un piso de acogida junto al Servet que pueden utilizar, de forma completamente gratuita, todas aquellas familias que tienen que desplazarse a Zaragoza para que sus hijos reciban tratamiento.

La idea de colaborar y ayudar a esta ONG ha sido pensada y elaborada por el equipo de trabajadores de Locked ZGZ. Para más información sobre esta iniciativa o sobre el escape room puedes contactar a través del email info@lockedzgz.com o en con el formulario del apartado de contacto.

Escapismo Zaragoza contra el cáncer

room-scape-paginas-web-creacion

La mecánica del Room Escape

Se abre la puerta de una habitación y entra un grupo de personas. Al minuto uno, se activa el reloj y empieza la partida. Una hora, 60 minutos, para descifrar los enigmas que hacen falta para conseguir salir de la habitación antes de que el tiempo termine. Este es el objetivo del juego.

El Room Escape se rige por una mecánica así de simple. Un nuevo fenómeno, que llegó en España hace tan solo tres años, y que día a día reúne más adeptos. Un sector incipiente que, poco a poco, se va extendiendo. En la actualidad ya hay más de una docena de sitios en Barcelona donde se puede disfrutar de esta nueva fórmula para pasar un buen rato con amigos o familiares.

Dentro del juego lo importante es la lógica y el ingenio. Entre esas cuatro paredes hay que encontrar llaves, hacer rompecabezas, investigar, resolver enigmas y obtener combinaciones u objetos, para poder resolver el enigma final. Todos ellos siempre enlazados por una historia. Pero no te preocupes, si no consigues resolverlo no te quedarás para siempre más encerrado. En todo momento los organizadores están monitorizando el juego a través de múltiples cámaras. Si en algún momento, el grupo se siente atascado o hay alguna incidencia, el equipo organizador se comunica con los participantes para ayudarles y darles pistas.

Cada juego está ambientado en un espacio distinto y se puede disfrutar de múltiples historias. Hay juegos de detectives, fugitivos, héroes, de ciencia ficción, de terror, matemáticos… El problema es que cada empresa acostumbra a tener uno o dos juegos, así que siempre tienes que ir cambiando de sala si quieres probar una nueva aventura. Es una experiencia interactiva, pero a la vez es 100% real, inspirada en los videojuegos. Solo hay que usar el cerebro y no hay actividad física alguna.

Fuente: La Vanguardia

room-scape-pistas-juegos-paginas-web-vilanova

El comienzo del Room Escape

Los Room Escape nacieron en 2006 en Silicon Valley, cuando un grupo de informáticos crearon un juego en equipo en el que se tenía que resolver un enigma en un tiempo limitado. La historia estuvo basada en los cuentos de Agatha Christie. Pero el formato que conocemos aquí en Europa, empezó en Budapest, Hungría, cuando Attila Gyurkovics creó un juego en que un grupo de personas tenían que buscar la forma de salir de una habitación en un tiempo limitado. Se basó en la Teoría del Flow que había desarrollado Muhály Csíkszentmihályi, un psicólogo húngaro.

Esta teoría esta relacionada con el aprendizaje a través de los juegos y la felicidad. Esta teoría señala que si estás volcado en una actividad para tu propio disfrute, cuando hay un equilibro entre tus habilidades y los retos que te plantean, entras en un estado mental, donde todo fluye. En ese momento, el tiempo vuela y las ideas van surgiendo libremente en tu mente.

Fuente: La Vanguardia