Copiar o Morir

Existe un pez marino llamado rémora, el cual se adhiere a otros animales acuáticos más grandes con la finalidad de alimentarse de las migajas que sus anfitriones no logran comer, sin tener que realizar ningún tipo de esfuerzo.

Como es lógico, ralentizan significativamente la velocidad de sus anfitriones, que necesitan poner muchas más energía en sus desplazamientos. Así es como un tiburón con una decena de rémoras adheridas necesita comer mucho más para recuperar la energía perdida.

Os preguntaréis a qué viene esta clase de biología marina… Pues básicamente a que el ser humano, como en muchos otros aspectos, ha vuelto a copiar a la naturaleza, esta vez en el mundo de los escapes.

 

¿Qué está pasando?

Que utópico aquello de “no somos competencia, si juegas a uno ya no puedes repetir y te recomendarán ir a otro”. ¿Hay algún engañado que todavía se cree esta milonga? Señores, si alguien tiene 5 juegos, hasta que no hayan jugado a sus 5 salas, no les hablará de nadie más. No era competencia cuando en la zona solo había 4 gatos, pero a día de hoy, sólo en la ciudad de Barcelona hay unas 300 salas. Y son muchos los grupos que únicamente juegan cuando hay un evento especial. Así que si, somos competencia y mucho.

Desgraciadamente a día de hoy, la demanda no es tan grande como para alimentar a 300 salas en un mismo lugar y ya ha empezado a verse una selección forzada. Estos últimos meses hemos visto como han cerrado o se intentan traspasar muchas de ellas. Incluso el Macrocentro de escape más grande de Europa ha desaparecido de un plumazo.

 

 

Cuéntame más….

Montar una sala no es tan fácil como parece. La gran mayoría lo sabemos, y los que no, se han acabado dando cuenta por ellos mismos.

Aun así, diseñar el primer juego es relativamente sencillo (siempre que tengas idea de ello, algo de criterio y buen gusto. Si lo que tienes es un garaje, muebles de IKEA y 1000 €, por favor, olvídalo) El problema viene cuando quieres montar una segunda sala.

Si lo pensamos, seguro que nos vienen a la cabeza buenas salas que van a abrir un segundo juego, pero ese día nunca llega. Toda la inventiva ha sido usada en la primera sala, y son incapaces de hacer algo totalmente distinto. Es lo que en el mundo de la música se define como One Hit Wonder, grupos que únicamente hicieron un éxito y cayeron en el olvido. Lo que en el mundo del escape podríamos definir como salas Aserejé.

 

¿Y qué?

Pues que ahí viene el gran problema, sólo aguantarán los mejores, hay que posicionarse y a muchos se les ha acabado la creatividad. Por lo que se ha iniciado una especie de Battle Royal de creadores de salas, donde muchos pisarán a quien haga falta para intentar aguantar.

La desesperación hace hacer cosas impensables… ahora mismo, en la “trastienda del ShowBussines” están habiendo serios problemas, mentiras, falsas amistades, traiciones, estafas, denuncias, chantajes, intereses, robos de ideas y copias descaradas. Es el momento en que todo vale.

Además, es un sector muy desprotegido en ese aspecto, cualquiera puede copiar o robar la idea de otro que “no pasa nada”. Es prácticamente imposible patentar o registrar este tipo de ideas, y si lo es, no sale rentable.

Se están copiando logos, nombres, pruebas, efectos, dinámicas, publicaciones, incluso el aviso legal de la web si hace falta. Ahí es donde debemos deducir si ha habido coincidencia u oportunismo.

 

Las coincidencias existen

¿Es posible coincidir accidentalmente? Por supuesto, sobre todo cuando se intenta buscar algo novedoso, si buscas una temática que todavía no tenga nadie, es muy posible que alguien haya pensado exactamente igual llegando al mismo resultado. Así es como aparecen a la vez 4 temáticas iguales que no existían. De hecho, los escapes han tenido oleadas de evolución al ver la demanda del público. Un ejemplo claro puede ser el incremento de salas “físicas” en las que vives experiencias más intensas, o el incluir acting para conseguir meterte más en situación. Alguien fue el primero, pero quizá sea más un aspecto de evolución por demanda que una copia descarada.

 

 

¿Coincidencia u oportunismo?

Los dueños de Lorem Ipsum consiguen tener un buen nombre a nivel nacional gracias a su buen trabajo. Tiempo después, aparece otra sala con el nombre de Ipsum Lorem. ¿Casualidad, o intención de que les caiga alguna reserva más de algún despistado que los confunda?

La sala Cuadrilátero, bien posicionada desde hace años ha tenido que ver como en su misma calle abrió Trapezoide, una sala con muchísimos detalles similares y otros exactamente iguales, incluidos los precios. Hace poco, Cuadrilátero abrió una franquicia en otra comunidad y rápidamente ha ocurrido algo similar, misma decoración, misma dinámica, mismos efectos, mismas pruebas… ¿Simple casualidad o copiar al vecino para ahorrarse comprar otro juego?

La Caja Macabra y Sonámbulos, grupos consolidados en el sector, trabajan durante meses en algo grande y revolucionario. Un evento terrorífico durante días que está teniendo difusión por muchísimos medios, y que promete ser el más grande de Europa. 7 “casas encantadas” una de ellas extrema. Pocas semanas más tarde, y después de anunciar el cierre de su propia sala, el grupo de Cementerio Bailongo anuncian un evento terrorífico durante días con prácticamente la misma descripción: 7 “casas encantadas”, una de ellas extrema y que promete ser el más grande de Europa. ¿Coincidencia u oportunismo? Juzguen ustedes mismos.

Todos los que tenemos salas o nos dedicamos al mundillo escapista sabemos que la gran mayoría de gente no suele saber ni a que sala ha jugado, ni nombres, ni historia, nada… Aún gracias si saben decirte por qué zona estaba. Así que lo más probable es que muchos acaben confundiendo un evento con otro o simplemente no sepan si uno ofrece más calidad/confianza que el otro hasta que ya han jugado y entonces, ya es demasiado tarde… Las rémoras han vuelto a alimentarse.

Otro recurso muy utilizado es el de ser el primero en algo, aunque nadie sepa o entienda que quiere decir. Puedes autodefinirte como la primera sala Multiorgásmica si quieres, da igual, eres el primero en tener algo nuevo y la gente irá a ver qué demonios es. Os acordáis del Ziritione? Pues eso…

 

Ya para finalizar, ¿Qué moraleja podemos sacar de todo esto? Posiblemente ninguna, pero esto es la cruda realidad que se está viviendo por Barcelona y es muy probable que en breve empiece a suceder por muchos otros lugares. No hay nada que hacer, es una selección natural del sector. Lo que si podemos asegurar es que al final, todo se sabe.

*Este artículo únicamente expresa la opinión personal de su autora. Todas las referencias y ejemplos mencionados son ficticios. Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia.

 

R.R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *