La cuadratura del círculo. Room Escape

Algo que siempre buscamos por naturaleza es la superación, tratar de llevar nuestras posibilidades hasta el límite para tener el mejor producto que ofrecer. Si esto que habéis leído os plantea dudas, es porque las tiene. Si precisamente algo nos define como seres humanos es la diversidad y complejidad de nuestras propias motivaciones, por ello algo que a priori debería ser a lo que cualquiera aspirará (ser los mejores) no se cumple ni en la vida ni el room escape.

Nuestra manera de pensar tiende a ser ambiciosa y buscar por donde andan esos límites que comentábamos. Modestamente hemos de reconocer que seguramente no estemos cerca de ellos, pero trabajo y constancia no dejamos de tener para tratar de superarnos.

Con esta idea en la mente, estamos seguros que muchos de vosotros amantes del room escape, os habréis encontrado experiencia de un lado y de otro. Seguro que en más de una ocasión pensasteis, que pena que el creador no haya optado por otro tipo de pruebas para conseguir un mejor final o lástima que no haya invertido algo más para hacer más verosímil la historia que estabais viviendo.

¿Qué mas?

Por el contrario es posible que en ocasiones os hayan sorprendido positivamente con giros argumentales durante el juego o con grandes efectos que os han sacado esa sonrisilla, pensando que grande es este tío, como ha conseguido hacer esto o hacerme sentir así en un juego.

Esta segunda vertiente es sin duda la de creadores que han explorado esos límites, puede que se trate de un talento innato, pero normalmente viene dado por el trabajo constante y las ganas de aprender y modificar tu propuesta inicial.

Así es como consideramos que se consigue algo en el mundillo del room escape, con constancia, con trabajo duro y sobre todo mucha autocritica en tus propias ideas. Pues puede ser que no funcionen tan bien para la gente como lo hacían en tu cabeza.

El trabajo bien hecho

Es ahí donde radica un trabajo bien hecho, no son solo grandes inversiones económicas, que obviamente ayudan a conseguir un buen resultado, son un gran atajo. Pero creemos que oportunamente coordinadas con buenas ideas y ganas de superación, incluso una parte de esa aportación económica puede ser suplida.

Esta sería la retorcida manera de conseguir la cuadratura del círculo en una sala de room escape, tratar de hacer vivir emociones, experiencias, y todo ello con el trabajo y sudor de la frente de creadores que se atrevan a innovar a arriesgar. Y sobre todo a aprender, a jugar y ver lo que otros compañeros crean, con el afán, no de copiar sino de superar, de formarse y saber hacia dónde va el room escape. Esa es nuestra escuela y debemos ser aplicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *